Buceo en Coquimbo

Breve reseña del buceo en Coquimbo, una mirada a lo profundo.

Malecón de Coquimbo - 1900.

Por Mauricio Stefanovich Vargas.

7 de septiembre de 2020

Por Mauricio Stefanovich Vargas.

7 de septiembre de 2020

La historia mundial submarina cambió para siempre con la invención de la escafandra y está jalonada de hechos anónimos y silenciosos en todas las épocas y en todas las latitudes, pero a partir de ese momento se abrió para el hombre un mundo hasta entonces desconocido e infinito.

Su uso en el campo militar, científico, deportivo, médico y laboral por mencionar algunas áreas, les permitió a estos hombres “Los Buzos” alcanzar un prestigio legendario, como una sombra que se desplaza silenciosa bajo el mar y de pronto emerge.

Actividad poco conocida y muchas veces vulnerable, supo de espectaculares victorias en trabajos peligrosos y muy difíciles de realizar, con dramáticas derrotas casi siempre sufridas en soledad y en silencio, siempre aislados del mundo bajo muchos metros de agua y presión, siempre solos, sin poder recurrir a ninguna salvación, más que a su propio ingenio, coraje y decisión, algunas veces esperando una muerte segura, lenta y agónica, por algún mal de presión o por asfixia, quedándose en ese inmenso ataúd líquido…, el mar.

Balsa de cuero de lobo marino y dos changos

En Coquimbo el buceo en apnea se remonta a los changos, comentando las primeras crónicas españolas, que se alimentaban de un molusco bivalvo llamado macha y otros mariscos que extraían.

Era el verano de 1938, cuando antes de llegar al puerto de Coquimbo, el vapor “El Canelo”, naufragó.

Ya en el siglo XX, se sabe de los primeros buzos de escafandra clásica, destacando el famoso buzo Francisco Henríquez, quien luego de desguazar de a poco el vapor El Canelo, varado y destruido por un temporal frente al faro, obtuvo los recursos con los que fundó la famosa ferretería Henríquez. También destacó años después el buzo Chirinos, entre otros.

En la década de los 50, con la llegada de los equipos semiautónomos, se extendió dicho buceo en toda la región, utilizándose compresores de membrana, los que al ser sustituidos por equipos de pistón (alrededor de 1970) causaron una explosiva ola de accidentes por mal de presión, con una secuela impresionante de muertos e inválidos.

Dr. Cea, primer médico chileno especialista en medicina hiperbárica.

El Doctor Alfredo Cea Egaña, quien se desempeñaba en el Hospital San Pablo, tomó cartas en el asunto, inventando un sistema de recompresión en el agua, con una especie de columpio y aplicando las recién conocidas tablas americanas, con lo cual salvó decenas de vidas.

En esos años empezó a desarrollarse la caza submarina deportiva, destacándose algunos buzos coquimbanos entre los competidores, los que obtuvieron dos veces campeonatos mundiales de la especialidad.

El Dr. Cea se convirtió en el primer médico especialista en baromedicina, relacionándose con distinguidos especialistas de todo el mundo.

Con la creación del Centro de Investigaciones Submarinas de la Universidad Católica del Norte (U.C.N.), siendo el Dr. Cea su Rector, se trajeron las primeras cámaras hiperbáricas a la zona, una móvil y otra hospitalaria, las cuales recuperaron una cantidad impresionante de buzos afectados.

1969 - Francisco Vergara, buzo comercial, usando traje de 3 capas y escafandra fabricada en Chiloé.

Otra leyenda de los buzos comerciales de coquimbano es Don Francisco Javier Vergara Rivera, quien fue un estrecho colaborador del Dr. Cea como asesor de capacitación en el Centro de Investigaciones Submarinas en la U.C.N.

El buzo Vergara, ex cadete naval (1956), realizó el curso de buceo de alta profundidad en 1970. Además, es Capitán Deportivo de Altamar y se desempeñó como profesor del Liceo Industrial de Coquimbo durante 23 años.

Respecto de su familia, es nieto de Luis Vergara Mayor de Artillería en la Guerra del Pacífico, y también se encuentra emparentado con don José Fco. Vergara E.

Actualmente se desempeña como encargado de deportes náuticos en la Corporación Municipal de Coquimbo y es profesor en la Escuela de Vela del Club de Yates La Herradura.

Francisco Vergara Rivera, Instructor de Buzos Comerciales.

En 1975 el equipo de buceo profesional de la U.C.N., realizó con apoyo de la Armada de Chile y Canal 13, la primera filmación a la gloriosa Corbeta Esmeralda de 1879, en Iquique, filmada en blanco y negro.

En 1978 se filmó otra a color, siendo la Sra. Patricia Echeñique de Cea, la primera y al parecer la única buceadora que se ha sumergido en dicha Corbeta Histórica.

Buzo Mariscador
Actividad realizada en la Bahía de Tongoy. “EL CHECHO”
Previous
Next

En las décadas de los 80 y 90, con el desarrollo de la acuicultura con pujante producción y la exportación del ostión del norte, se suman rápidamente a esta actividad los buzos mariscadores, los cuales de tener una actividad netamente extractora, explotando muchas especies hidrobiológicas de forma casi indiscriminada, sin la debida instrucción, pasaron a tener una actividad controlada, con estándares de seguridad y especialización en buceo acuícola.

El buceo comercial también tuvo un crecimiento acorde a la exigente actividad económica de gran potencialidad en esta zona costera, desarrollándose prestigiosas empresas de buceo comercial regional, las cuales han logrado cumplir con las exigencias de la normativa vigente y acreditaciones internacionales, para satisfacer las necesidades del mercado nacional y los requerimientos de las empresas extranjeras que desarrollan actividades económicas en el país, como es el caso de los grandes cruceros turísticos que recalan en el puerto de Coquimbo, empresas navieras, petroleras y pesqueras.

Estadística de accidentes por descompresión inadecuada en Chile, desde el 2004 a julio de 2020.

Fuente: Autoridades Marítimas Locales, junto a servicios de salud del país.

Haga click aquí para ver o bajar el archivo en formato pdf

En los últimos años los buzos deportivos de Coquimbo han logrado posicionar a la región en el circuito mundial competitivo, obteniendo varios logros internacionales, como es el caso de la destacada cazadora submarina en apnea Johana Tamayo, Técnico Superior en Acuicultura, 36 años y madre de dos hijos.

La educación pública en la región también ha estado ligada a la actividad marítima, formando jóvenes profesionales desde los años 80, impartiendo la carrera de Técnico Profesional en Construcción Naval y Pesquería, dictada en el Liceo Industrial José Tomás de Urmeneta de Coquimbo.

Posteriormente de acuerdo a las necesidades laborales esta carrera cambia a Técnico Profesional en Acuicultura y el 2006 la carrera es trasladada al Liceo Marítimo Carmen Rodríguez de Tongoy, localidad que se transformó en el centro de la producción de Ostiones del Norte.

Los alumnos de este liceo tienen en su malla curricular el Módulo de Trabajos Subacuáticos, pudiendo optar y obtener, previo examen de competencia, la matrícula de Buceador Deportivo Autónomo, dejándolos preparados para que, al cumplir los 18 años puedan rendir examen frente a la Autoridad Marítima y obtener cualquiera de las matrículas de buceo profesional vigentes.

Mauricio Stefanovich Vargas

Breve biografía:

Mauricio Alejandro Stefanovich Vargas, 53 años, inquieto y aventurero por excelencia, amante de los perros y las motos, su vida de una u otra forma siempre ha estado ligada al mar, como él dice cuando se adentra entre las olas, “Yo no voy al mar, vuelvo a mi origen”.

Y. Stefanovic (Abuelo)
Milan Stefanovic Aleksic (Padre)

La herencia marítima es por su sangre paterna, su abuelo ex Oficial Naval de Serbia, quien participó en la 1ra Guerra Mundial, y su padre durante la Segunda Guerra Mundial en la ex Yugoslavia, como Oficial de Torpedos en el Arma de Submarinos.

Como vivía en Santiago, su único contacto con el agua lo hacía a través de la natación clásica y waterpolo en el Estadio Nacional.

Al inicio de su vida laborar, principio de los 90, las circunstancias de la vida lo llevaron a peregrinar en varias actividades alejadas de la arena y el agua salada.  

Pero siempre en conflicto interno entre la razón y la pasión, el llamado del mar fue más fuerte y su corazón hizo que lo escuchara y así les dio un verdadero sentido a las palabras de Eusebio Lillo, las que siempre lo inspiraron cada que vez que las cantaba con emoción:

“…y ese mar que tranquilo te baña te promete futuro esplendor…

Finalmente abandona todo y renuncia, dejando de ser un pica-papeles en la tranquilidad y comodidad de un escritorio, pero prisionero de la razón.

Desde ese día la piel reseca por el sol y el agua salada son su constante.

Forma la Entidad Náutica “Buceo Humboldt” y se capacita como Buzo Autónomo, Buzo Comercial, Patrón de Bahía, Patrón de Nave Menor, Capitán Costero, Instructor O.M.I de la Armada (curso 6.09) y Operador Restringido.

Su entidad náutica está reconocida para efectuar cursos de buceo autónomos deportivos, Guardavidas Nacional y buceo adaptado.  

Respecto a su actividad de buceo comercial, esta comenzó el año 2000, bajo la tutoría de Francisco Vergara, con quien aprende el verdadero oficio y lo recibe en su empresa “Buzo Escafandra”.

El destino no lo dejaría tranquilo y en un giro inesperado de su vida, el año 2005 su jefe, Francisco Vergara, le pide que lo reemplace, por un día, como profesor en el liceo industrial de Coquimbo.

Literalmente le dijo “Voy hacer un trámite y vuelvo”, pero nunca más volvió al aula, dado que se había jubilado. De esa forma ingresa al mundo de la docencia, en la cual permanece hasta hoy en día, desarrollando una fuerte vocación que desconocía tener.

Para él ha sido una larga y fructífera carrera de entrega de conocimientos y experiencias a generaciones de jóvenes técnicos, algunos de esos alumnos hoy son sus colegas como buzos comerciales.

También te puede interesar

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

2 comentarios

2 pings

    • Sergio Quilodrán M en 07/09/2020 a las 11:46 pm

    Interesante relato de una actividad esencial, felicitaciones a todos aquellos que se dedican a esta profesión. Sin lugar a dudas no se le valora siendo nuestro país costero por esencia.

  1. Que rico es leer, este artículo y saber la persona que escribió esto es un excelente hombre lleno de valores gran profesional mejor amigo y espectacular profesor soy afortunada de aprender en tu aula de admirar el mar junto a él. Reír y disfrutar una de la etapas más bellas de los jóvenes mi etapa liceana , fue genial no existirá mejor experiencia que tenerlo como profe felicidades conocí muchas partes de escrito de su boca, de sus clases de su mano el mejor de los recuerdo de uno de los mejores profesor feliz día del buzo querido profesor Mauricio que gratificante es saber que soy parte de un trocito de esta historia bella de su relación con el mar un beso gigante y muchos cariños

    Tu opinión nos importa, ¡déjanos un comentario!

    Tu email nunca se publicará.