Un navegante en Alemania

Experiencias de un navegante en Alemania

17 de julio de 2020

Marina de Grossenbrode - Estado de Schleswig-Holstein - Mar Báltico

Estoy radicado hace muchos años en Alemania, en unos de mis viajes como oficial mercante conocí a mi señora de nacionalidad alemana y tiré el fierro al agua –como dicen los marinos para anclar-.

Soy porteño, eso significa que crecí en un ambiente marinero teniendo el privilegio de observar cada atardecer la puesta del sol en el mar. 

En Alemania vivo en Sajonia baja, muy cerca de la ciudad de Hannover, pero en una zona de campo alejada del mar.

Al frente de mi hogar se encuentra el campo sembrado de maíz y al otro lado el bosque con sus aves protegidas por la ciudad.

Después de muchos años decidí comprar una pequeña embarcación a vela, la cual tiene una eslora de 9 m, un calado de 1,4 m y un desplazamiento de 7 t. Es un velero clásico de metal con cubierta de teca y un mástil de madera, en otras palabras, es un oldtimer. Se halla muy bien conservado y es una atracción, en la marina donde lo tengo, por su buen estado y la bandera chilena que flamea en su mástil. Su quilla larga o corrida hace del navegar una delicia, cortando la mar como lo haría un delfín en altamar.

Parece paradójico, pero como mi fondeadero permanente se encuentra muy alejado del mar, para disfrutar del viento y las olas azotando mi embarcación –como dicen los marinos– debo efectuar un recorrido de 320 km para alcanzarlo, eso significa 3,5 horas de viaje por buenas carreteras.

Casa de Pedro Barahona

Casa de Pedro Barahona

Terraza

Terraza

Horno de barro

Horno de barro

Construido por Pedro Barahona.

Típica comida alemana

Típica comida alemana

Vista al campo desde la terraza

Vista al campo desde la terraza

Postres caseros

Postres caseros

El gato Harry

El gato Harry

Vista desde el altillo de la casa

Vista desde el altillo de la casa

Rincón marinero

Rincón marinero

En esta oportunidad, deseo compartir con los socios del Club Naval de Deportes Náuticos y lectores de este sitio web, mis conocimientos de cómo funcionan las marinas en Alemania y finalmente algunas reflexiones sobre el futuro de la navegación a vela en Chile.

El amarre de mi embarcación lo tengo en la marina de Grossenbrode, el que se encuentra en la posición geográfica “Lat 54° 21’ 26,2’’ N Long 011° 03’ 46,8 E. Pertenece al estado de Schleswig-Holstein y se halla en el mar Báltico.

Muchos de los socios que han navegado o visitado Alemania podrán ubicar ese lugar, porque se halla en el lado NE de Hamburgo, a una distancia de 150 km.

La navegación por esos lados es preciosa debido a la gran cantidad de islas que se hallan más al norte. Con respecto a las condiciones meteorológicas, podría decirse que a veces hay mucha lluvia y vientos de hasta 25 nudos, pero ese día se está en el camarote del velero con un buen libro y disfrutando el aire marino.

La marina ofrece a sus socios la alternativa de salir a navegar en pocos minutos en el mar abierto desde el molo protegido. Este lugar tiene una capacidad aproximada para 90 embarcaciones y cada muelle tiene servicio de agua dulce y conexión eléctrica de 220 voltios. En la parte norte hay un pequeño restaurante donde se puede cenar y beber en el bar, también existe un pequeño negocio de artículos náuticos que venden repuestos y accesorios para embarcaciones. En el lado noreste se encuentran los baños y duchas para el servicio de los deportistas. La marina en sí ofrece un lugar muy protegido y alejado del mundanal ruido urbano.

El costo del amarre anual es de aproximadamente 2.190.000 pesos chilenos. Ese valor incluye: sitio de atraque, servicio de grúa, electricidad, agua dulce, lugar para varar en tierra en invierno (sin techo) y contenedor de basura.

En invierno se ofrecen bodegas bajo techo para las embarcaciones, con un costo adicional. También se pueden dejar en los patios de maniobra. Una grúa de hasta 20 t está disponible para el servicio del socio, pero el negocio de la marina no es solo dar amarre, si no también servicio de arriendo de embarcaciones Bavaria de más de 36 pies, las cuales tienen un costo diario entre 120 a 250 Euros.

La marina es un club de yates privado, pero cualquier persona puede ser socio.

Otra cosa importante es que, al ser aceptado, no se necesita cancelar una cuota de incorporación.

Donde estoy, también existe otro club privado (Yacht- club Grossenbrode), donde para ser socio se debe cancelar una cuota de incorporación bastante alta, pero las cuotas sociales anuales son mucho menores que en la marina donde estoy. La diferencia entre las dos marinas, es que en el Yacht- club Grossenbrode se deben realizar trabajos voluntarios, desconozco las horas que cada socio debe cumplir. Lo interesante de esta marina es que tiene convenios con otras marinas del Báltico con amarre de un costo muy bajo por día.

Los amarres son buenos y se puede atracar sin mayores problemas. Donde estoy es diferente, el radio de giro es muy reducido. Por ejemplo, mi velero tiene una eslora de 9 m y al entrar al sitio donde se halla el amarre, tengo una distancia muy reducida para maniobrar, cuando digo reducida me refiero a que debo entrar de tal forma que, al caer 180° el espacio que tengo es de 3 m por la proa. Esto hace un poco difícil el atraque para mi velero que tiene quilla corrida o larga, pero en fin todo se aprende y se practica hasta dominar esa maniobra.

Mucho se puede hablar acerca de las marinas en Alemania, pero hay otra diferencia y es la gran cantidad de marinas y embarcaciones de recreo que se encuentran en este pueblo germánico, especialmente en el lugar donde tengo mi yate. Pienso que aquí se puede practicar el deporte náutico en plenitud, porque existe una posibilidad alcanzable de arrendar o comprar una embarcación, las que son de un costo razonable para la mayoría de las personas de este país. Aquí desde muy joven los adolescentes comienzan a navegar y practicar la navegación a vela.

Pedro y Anette

Pedro y Anette

Pedro en tareas de mantención

Pedro en tareas de mantención

Reflexiones sobre la vela en Chile

Recuerdo mi viejo puerto de Valparaíso y toda la costa norte y sur que se encuentra cercana a esta hermosa ciudad.

Creo que la navegación a vela debería ser más popular que el futbol. Entiendo la duda de ustedes: ¿Y donde obtengo el dinero?

Es verdad, pero ahí es donde la ciudad, el Estado y nuestra querida Armada deberían apoyar e incentivar los deportes náuticos. Existe un eslogan que dice “El porvenir de Chile está en el mar”. Cierto, pero se debería ofrecer a los jóvenes estudiantes la posibilidad y la facilidad de aprender el arte de la navegación a vela.

La Quinta Región tiene algunas marinas, pero ¿cuántas de ellas tienen algún compromiso con aquellos que desean aprenden a navegar y no cuentan con recursos económicos para ello?

No sé, no puedo responder. Quizás algún lector pueda entregar una idea de cómo poder iniciar un programa para los jóvenes y así un día Chile pueda ser reconocido mundialmente por el deporte de vela.

Cómo ha dicho Reinaldo Romero, socio del CNDN, “El problema es que los chilenos no miramos el mar si no a la cordillera”.

Hasta la próxima,
Mucho viento y agua bajo la quilla.

Pedro Barahona De la Fuente

Piloto Marina Mercante Nacional.
Capitán Deportivo Costero Chileno.
Capitán Deportivo Costero Alemán.
Licenciado en Educación Superior.

Pedro Barahona De la Fuente

Piloto Marina Mercante Nacional.
Capitán Deportivo Costero Chileno.
Capitán Deportivo Costero Alemán.
Licenciado en Educación Superior.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 5

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

8 comentarios

8 pings

Ir al formulario de comentarios

    • Boris en 19/07/2020 a las 8:11 am

    Muy interesante ,el articulo de PEDRO ameno e ilustrativo de una actividad hoy prohibitiva para una inmensa masividad de CHILENOS incluso para aquellos que nos une el mar profesionalmente precisamente por los altos costos involucrados
    Obviamente la exclusividad se paga, pero ese status mal entendido, en vez de potenciar la actividad , lo aisla y no genera más oferta de distintos rubros vinculados a esta hermosa realidad .
    A ello, se suma la poca difusión de una cultura ligada al mar tanto histórica, geográfica como comercial ;que desarrolle y motive a la juventud a vincularse con el mar. De pequeño vi los documentales de Cousteua y en la casa de mi abuela había una colección del TESORO DE LA JUVENTUD , libros que te enseñaban de la geografía, historia y aventuras ligados al mar y conocimientos variados en general. En fin, hay una sinérgia de actividades particularidades que trae consigo, acercarnos al mar, partiendo por la literatura , pero NO SE QUIERE, NO SE ACEPTA Y NO SE FOMENTA.

    El ser un País desarrollado no pasa por lo material., sino por la actitud frente a los desafios y el respeto a las normas, donde lo público , que es el lugar donde se hace comunidad, cobra mayor fuerza porque es ahí donde se práctica los valores compartidos ....... ESA ES LA REALIDAD Y UN DESAFIO PENDIENTE, TAN GRANDE COMO LAS MONTAÑAS QUE VEMOS. NADIE QUIERE LO QUE NO CONOCE Y DENTRO DE ELLAS ESTAN LAS
    OPORTUNIDADES NAUTICAS QUE NOS FARREAMOS CADA VEZ QUE DAMOS LA ESPALDA AL MAR

      • Elías Mohor en 20/08/2020 a las 4:55 pm

      Pedro gracias por tu información, te comento que el Club de Yates Higuerillas realiza clases gratuitas a los alumnos básicos y medios de los colegios de la comuna, algunos de ellos con padres de bajo nivel económico pero si a sus hijos les gusta la vela se les apoya para llegar a las grandes ligas y representen a Chile internacionalmente

        • Pedro Barahona en 22/08/2020 a las 11:07 am

        Elías, muchas gracias por la información.No vivo en Chile desde hace más de 33 años y desconozco por completo las actividades náuticas de los clubes de chile.me parece muy bien que ustedes entreguen clases gratuitas a los jóvenes más vulnerables de nuestra región.Pienso que sería bueno que todos los clubes puedan tener más contacto para trabajar en conjunto.
        Si en algo puedo ayudar, avísame.
        un abrazo a la distancia
        Pedro

        Ps Solicita al socio Reinaldo Romero mi correo electrónico

      • Pedro Barahona en 22/08/2020 a las 11:19 am

      Boris, Gracias por el comentario.
      Tú lo has dicho: actividad prohibitiva.!!
      Para muchos un status social, pero que se confunde con aquellos que
      nos une la mar -como dicen los marinos-.
      Creo que este deporte náutico debería ser el juego popular de los chilenos y debe tomarse como un desafío para el 2021.
      Una vez más: muchas gracias por tu apoyo y buenas ideas.
      Quedamos QAP

      Pedro

    • Manuel Lara Sanguino en 19/07/2020 a las 8:25 pm

    Excelente Pedro:
    Me alegro que estés disfrutando del Mar. Tu experiencia, sin duda, contribuirá a mejorar lo nuestro.
    Felicidades.

    • Pedro Barahona en 22/08/2020 a las 11:29 am

    Manuel, gracias por tu comentario. Hacemos lo que se puede para fomentar el deporte náutico en Valparaíso.
    Un fuerte abrazo a la distancia

    Pedro
    Ps saludos en casa

    • Gabriel Troncoso en 27/08/2020 a las 11:20 am

    Pedro, quizás en algún momento podamos acompañarte y hacer una tripulación para navegar el Báltico, si bien la distancia es larga, el mar siempre llama y las oportunidades se presentan en el momento que deben, ni antes ni después...

  1. Pedro: A mi me impresiona que te hayas ido a vivir a Alemania con una cultura tan distinta. Me imagino que echas de menos venir a Chile y a tus parientes de acá. Me imagino que en ningún sueño tuyo pensaste que terminarías viviendo en Alemania. Espero que te vaya muy bien. Saludos. Mauricio.

    Tu opinión nos importa, ¡déjanos un comentario!

    Tu email nunca se publicará.